miércoles, 4 de septiembre de 2013

Tarta de dos chocolates al profiterol

Chocolate. ¿A quién no le gusta el chocolate?. Es un ingrediente que combina con tantas cosas y está tan bueno en todas esas combinaciones que es casi imposible resistirse a comerlo (aunque sólo sea el más mínimo trozo)... sí, me habéis pillado... ¡ME ENCANTA el chocolate! y si fuera por mí, estaría todo el día comiéndolo... 

Por ello, hoy os traigo una receta con mucho chocolate. Una receta sencilla pero que lleva algo de tiempo hacerla para que quede perfecta (pero bueno el tiempo invertido está recompensado con lo buena que está). 

Espero que os animéis a probarla y que os guste.




¿CÓMO SE HACE?

1. Cubrir con un papel de hornear el fondo de un molde desmontable.

2. Trituramos el paquete de galletas y le añadimos un chorro de leche para ayudar a integrar y que quede como una masa que pondremos en el fondo del molde. Reservamos en la nevera para que se endurezca mientras preparamos la primera capa de la tarta.





3. Poner en un cazo a fuego medio 250 ml de nata, 250 ml de leche y el chocolate negro en trozos. Desde que pongáis el chocolate no podéis dejar de remover la mezcla porque si no se os quemará el chocolate y no servirá. 

4. Removemos hasta ver que está todo fundido y añadimos el sobre de cuajada.

5. Cogemos el molde que teníamos en la nevera y con mucho cuidado y despacito añadimos la mezcla de chocolate negro. Cuando lo tengáis, añadimos los profiteroles al gusto intentando que queden “sujetos” y no “sueltos” por la mezcla. Reservamos en la nevera más o menos una hora.


6. Pasada la hora, haremos lo mismo con el chocolate blanco: 250 ml de nata, 250 ml de leche, chocolate blanco y cuajada. Vertemos la mezcla sobre la capa de chocolate negro con mucho cuidado y despacito (para que no se rompa la capa de chocolate negro) y reservamos en la nevera de 4-5 horas (cuesta verla en la nevera cuando está cuajándose aún y tienes unas ganas terribles de comértela jaja). Si la hacéis de un día para otro mejor porque estará mucho más cuajada y el corte de la tarta será mejor.

7. Cuando esté cuajada podéis decorarla al gusto. Yo le puse ralladura de chocolate por encima pero existen infinidad de decoraciones.



Está buenísima y cuando la partes y te encuentras el profiterol mmm… indescriptible. Tenéis que probarla.


Amantes del chocolate espero vuestras opiniones…

El Rico Paladar

Publicar un comentario